diumenge, 15 de maig de 2011

El corazón siempre está a punto...



Entregarse plenamente en una relación es una de las experiencias más bonitas que cualquier persona puede vivir, siempre y cuando estemos dando amor por el placer que nos causa darlo y no por que esperemos algo especifico a cambio.

El amor no se puede medir. No es como la leche o el pan. No te doy un kilo de amor esperando que me regreses mi kilito cuando yo lo necesito. Si sientes que el amor se trata de eso, de un “te doy si me das… y si me lo quitas me muero”, probablemente lo que estás viviendo no es amor sino un enamoramiento.

Cuando damos nuestro amor a alguien incondicionalmente es cuando lo hacemos por la experiencia que el dar amor nos hace sentir a nosotros y no solamente a nuestra pareja. Y como en el dar está el recibir, esa experiencia de dar amor nos llena, nos completa, nos satisface. Es la experiencia de DAR amor lo que logra que sintamos esto y no lo que la otra persona hace o deja de hacer.

Por eso si estás en una relación y de repente tu pareja decide que quiere terminar, es imposible que tu corazón “se rompa”. Se romperá tu lazo con esa persona y se romperá la oportunidad de experimentar el darle amor a esa persona. Eso te puede poner triste, y es normal, pero tu corazón sigue ahí a pie de cañón.

Tu corazón siempre está listo para que le des otra oportunidad de amar mucho y disfrutar de dar amor infinitamente. Porque para eso tenemos corazón y ese es precisamente su trabajo: ¡AMAR INCONDICIONALMENTE!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada